sábado, 23 de enero de 2010

EDUCACIÓN INCLUSIVA O EDUCACIÓN SIN EXCLUSIONES

REFLEXIÓN.

En este artículo, Gerardo Echeita y Marta Sandoval, analizan ampliamente el significado de Educación Inclusiva, haciendo un recorrido por el marco social, político y educativo de la actualidad.

Tras una larga y pausada lectura; analizando, entendiendo, asimilando y reflexionando el contenido, resumiría mi reflexión diciendo… ¡CUÁNTA RAZÓN TIENEN!

Ahora bien, entremos a profundizar en el tema…

La “exclusión social” que vivimos hoy en día, está absolutamente a la vista de todos; las tremendas diferencias de calidad de vida entre las diferentes clases sociales de un mismo país, la falta de solidaridad reinante en la sociedad en general, las familias desorganizadas y desunidas, el incremento masivo de personas que viven solas y se relacionan poco, la falta de tolerancia ante las diferentes razas, etnias, religiones, ideologías y profundizando más, los continuos problemas con inmigrantes que entran en países diferentes a los suyos, con la esperanza de encontrar bienestar , calidad de vida o simplemente UNA VIDA DIGNA (que les es imposible encontrar en su país, por los diversos motivos)…y lejos de encontrar todo esto, se topan con sufrimiento, dificultades, más problemas y a veces hasta circunstancias dramáticas que le llevan a delinquir o vivir en peores condiciones, si consiguen sobrevivir.

¿Qué tipo de sociedad encontramos con todo lo mencionado?, yo diría que estamos ante una sociedad desgarrada, algo deshumanizada, en la que POCO IMPORTA EL PRÓJIMO, más bien existe una tendencia al egoísmo, a mirar por uno mismo y su bienestar, sin pensar en los demás, cuan menos en ayudar o compartir.
En la que además existe una lacra de valores y moralidad. En la que el materialismo puro y duro (que se incrementa aún más con la proliferación y el masivo desarrollo de la informática y las tecnologías), se está apoderando de las personas.

Estamos tan acostumbrados a todo esto, que parece que hoy en día la violencia, la delincuencia, los conflictos…etc., no sorprenden ni asustan a nadie. Es algo que se ha convertido en “otro aspecto de nuestras vidas” por tanto… ¿Cómo pretendemos cambiar algo absolutamente erróneo, que jamás nos debería dejar indiferentes, pero que lo tenemos totalmente integrado en nuestra sociedad?

Si bien, lo mencionado viene siendo la realidad de la sociedad, el CAMBIO NECESARIO, tendremos que empezar a construirlo desde la base…solo comenzando a educar y enseñar diferentes valores, moralidad, formas de vida diferentes, tolerancia, respeto, igualdad…etc., desde el principio a las nuevas generaciones, conseguiremos que finalmente LA SOCIEDAD CAMBIE, hacia esa tan necesaria “Cultura de la Paz”-Que se menciona en el artículo-

Creo que queda bastante clara esta realidad de necesidad de cambio desde la escuela y por tanto en todo el área educativa.

Ahora bien, actualmente, la escuela constituye, o ha constituido siempre, un núcleo implícito de Exclusión;
Desde la separación y segregación en otros centros a niños con necesidades especiales, pasando por la diferenciación en la valoración de las diferentes capacidades intelectuales de los alumnos, los procesos de selección para el acceso a determinados estudios o centros, la diferente evaluación…etc., hasta llegar a la existencia de un currículo rígido y centralizado.

Sin pasar por alto, el altísimo porcentaje de fracaso escolar y la situación de marginación social que viven muchos alumnos en las escuelas, bien sea por su diferencia racial, étnica, religiosa, ideológica, moral, de orientación sexual…factores que no hacen sino, aumentar y agravar la exclusión.

Por tanto el cambio debe comenzar desde la base, no es suficiente con cambiar la escuela y las enseñanzas. Todos debemos luchar por conseguir un sistema educativo general, que englobe la INCLUSIÓN y deje atrás cualquier forma de EXCLUSIÓN.

Desde el principio, se ha tenido la consideración de proteger y ayudar especialmente a las personas más necesitadas o con alguna discapacidad (refiriéndonos a aquellos alumnos con necesidades especiales) y por motivos económicos y de facilitar la tarea a los profesionales, se les ha agrupado aparte del resto, es decir segregados y excluidos. Eso si, con la intención de ayudarles a su mejor desarrollo…pero...

¿cómo podrán conseguir estas personas formar parte de la sociedad como los demás, si desde un principio ya les estamos excluyendo?

Al introducir el concepto de INTEGRACIÓN, parece que solo se superó la barrera del hecho de apartar a estas personas de los demás. Con esta nueva concepción, todas estas personas con necesidades especiales, pasan a estar en el mismo lugar que el resto y no apartados. Pero,
...¿es suficiente con este cambio de ubicación?...

Evidentemente, ¡NO! Pues les será muy difícil y complicado adaptarse y poder llegar al nivel del resto.
¿Qué conseguimos con esto, si no cambiamos TODO EL ENTORNO, LOS MÉTODOS, LOS PROCESOS, LAS PERSPECTIVAS…etc., con el fin de que estas personas puedan de verdad formar parte como los demás?

En mi opinión, muy acertadamente, en la Conferencia Mundial de Salamanca sobre Necesidades Educativas Especiales. Acceso y Calidad (UNESCO, 1994), se asentaron algunas bases para dar ese primer paso del cambio de concepción en cuanto a la Educación Especial:

“Las escuelas tienen que encontrar la manera de educar con éxito a todos los niños”

Reparo en subrayar, el hecho de que se comienza a utilizar el término TODOS, aludiendo a su significado más puro y concreto…TODOS es TODOS.

Cierto es, que el término INCLUSIÓN, está todavía en vías de desarrollo, aún no ha sido integrado ni definido absolutamente.
Se habla de “comprensividad para TODOS por igual, atención a la diversidad de necesidades derivadas de la singularidad de cada persona, derecho humano, proceso incesante de cambio, movimiento constante hacia la mejora, implicación de TODA la sociedad”.

Bajo mi punto de vista, todos estos términos hacen alusión importante al hecho de la INCLUSIÓN, y con todos ellos debemos de seguir trabajando en la sociedad para llegar a lograr este cambio. Igualmente, siendo realista, veo la gran dificultad y el camino tan largo y laborioso que se debe recorrer para lograrlo, pero si TRABAJAMOS Y CAMINAMOS TODOS UNIDOS (todos es todos; No solo el ámbito educativo, aunque sea por aquí por donde tengamos que comenzar) LO IREMOS CONSIGUIENDO.